¿Sabes por qué los pacientes de primera visita no vuelven a tu clínica dental?

Los dos primeros factores que influyen en la elección de un paciente de una u otra clínica dental son el trato personalizado y los tiempos de espera. Si a eso sumamos el alto nivel de competencia entre clínicas dentales, el resultado es que debemos ser muy escrupulosos con nuestros protocolos, ya que la primera impresión del paciente será la que prevalezca, y no nos dará una segunda oportunidad. 

Uno de los errores más habituales en una clínica dental es pensar que contar con buenos profesionales de la odontología es suficiente para que nuestra clínica funcione. No es así. Gestionar correctamente las emociones del paciente, solventar sus dudas y hacerle sentir bien también forma parte de nuestro trabajo, por eso es muy importante el papel de la persona que está en recepción y de la responsable de la atención al paciente.    

  1. Empatía y trato personalizado

Es primordial dirigirnos al paciente por su nombre y empatizar con él y su situación. De esta manera notará el esfuerzo que realizamos al interesarnos por su problema o tema de preocupación. A nadie le gusta sentirse que es un número o tener la sensación de que te despachan enseguida. Un trato personal y cercano conseguirá que te recuerden y vuelvan a tu consulta. 

  1. Ser la mejor versión de nosotros mismos

Es muy desagradable entrar en una clínica y notar que apenas te miran, o te muestran muy poquito interés. Quizás sea porque tienen un mal día, porque hay mucho trabajo en clínica esa mañana, etc. pero debemos recordar que con la cantidad de competencia que existe en el sector odontológico, debemos mostrar nuestra mejor cara y ser la mejor versión de nosotros mismos. Para ello es importante que nos vean nuestra sonrisa, tanto en recepción como durante el tratamiento y en todas las visitas posteriores. 

  1. Escucha activa

Practicar una escucha activa es esencial para que nuestro paciente se sienta cómodo y con confianza. Sentirá que apreciamos sus valoraciones y sus preocupaciones. Todo ello conlleva controlar nuestro lenguaje corporal, modular nuestro tono de voz y que suene agradable, mirarlos directamente cuando te hablen y no estar mirando la pantalla del ordenador. Todos estos factores denotan tu interés por el paciente, y créenos, se dan cuenta. 

  1. Lenguaje adaptado al paciente

En muchas ocasiones damos por sentado que el paciente entiende los tecnicismos que utilizamos nosotros de manera habitual. Pero lo cierto es que no. Debemos emplear un lenguaje llano, cercano y explicándole detalladamente en qué consiste el tratamiento, cómo va a ser el proceso, los resultados que esperamos conseguir, etc. 

  1. Las instalaciones

¿Son las instalaciones de tu clínica espacios fríos en los que se incrementan los nervios de los pacientes mientras están esperando a ser atendidos? Debemos cuidar el aspecto de la clínica, pues la primera impresión es muy importante, sobre todo para las primeras visitas. Si ponemos especial atención en todos los elementos de ella, quiere decir que nos esmeramos en cuidar de los pacientes, en que se sientan a gusto en la clínica y en definitiva, de que nos preocupamos por ellos. Después de leer estas razones, piensa cuales son los aspectos en los que podrías mejorar, identifícalos e intenta corregir las posibles deficiencias que encuentres.

Si te ha gustado el post, por favor, compártelo. Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.